Patología benigna, inflamatoria y tumoral de las vías biliares.
Póster Nº:17SEDIAPOS0008
Tipo:Electrónica Educativa
Autores: Alba Virtudes Pérez Baena, María Requena Santos, Félix Serrano Puche, Guillermo Lomeña Álvarez, Leticia Liébana Carpio
Keywords:Patología, Vías biliares, Neoplasia, Vesícula, Colangiocarcinoma, Colecistiitis, Abdomen, TC, RM, ECO
SECCIONES
Objetivo docente

 

- Revisar el diagnóstico diferencial de la patología de la vía biliar, incluyendo anomalías congénitas, patología litiásica e inflamatoria,  así como patología tumoral, haciendo hincapié en aquellas con más incidencia y prevalencia en nuestro entorno.

- Identificar los signos radiológicos en las diferentes pruebas de imagen, ilustrándolos con casos clínicos.

- Revisar las diferentes técnicas de imagen, especialmente TC  y RMN, empleadas en el diagnostico relacionado con la patología de las vías biliares,así como los signos clave que ayudan a diferenciar cada enfermedad


Revisión del tema

 

Ante la sospecha clínica de patología biliar, las pruebas de imagen son un pilar básico que permite aproximarnos al diagnóstico etiológico. Podemos considerar dos grandes grupos: patología de la vesícula y patología de la vía biliar y clasificarlas por su origen en congénita, litiásica, inflamatoria y tumoral.

En este trabajo se revisa el papel de las pruebas de imagen en las diferentes patologías y se realiza una aproximación al diagnóstico etiológico y diferencial según su localización.

 

PATOLOGÍA DE LA VESÍCULA BILIAR.

 

 Colesterolosis y adenomiomatosis, grupo de enfermedades proliferativas benignas no...

...ver mas

FIGURA 1. Cortes axiales de TC en fase portal. Imagen 1: engrosamiento del fundus vesicular. Imagen 2: engrosamiento nodular del fundus vesicular parcialmente calcificado. Ambas imágenes correspondientes a adenomiomatosis.
FIGURA 2. En estas imágenes se presentan 2 cortes axiales de TC en fase portal. En la imagen 1 observamos la vesícula colapsada con gas en su interior. En la imagen 2 se observa una litiasis hipodensa localizada en duodeno, estos hallazgos son compatibles con un Síndrome de Bouveret consistente en perforación de la vesícula con fistula colecistoduodenal y obstrucción intestinal causada por una litiasis impactada en el duodeno.


Conclusiones

 

Existe un amplio espectro de patologías que pueden afectar a las vías biliares, la TC y la RM suelen colaborar en el dignóstico definitivo en la mayoría de los casos, siendo necesario en ocasiones un diagnóstico anatomopatólogico para su determinación final.

Tanto el TC como la RMN son técnicas fundamentales en el estudio de la patología abdominal, especialmente de las vias biliares, saber los signos y hallagos claves de las patologías más frecuentes en nuestro medio es de vital importancia en radiología.

DE LOS MISMOS AUTORES...