Lesiones renales benignas: cuando la imagen te dice lo contrario
Póster Nº:17SEDIAPOS0079
Tipo:Electrónica Educativa
Autores: María del Mar García Gallardo, Lidia Eugenia Rojo Carmona, Juan Antonio Martos Fornieles, Tania Díaz Antonio, Maria José Regaña Feijóo, Andrea Domínguez Igual
Keywords:Abdomen, renal, ecografía, TC, pseudotumores
SECCIONES
Objetivo docente

 

El radiólogo tiene en su tarea diagnóstica de evaluación de las lesiones renales,que integrar la semiología radiológica que le permite identificar aquellas lesiones renales y/o extrarrenales  que siendo benignas simulan por imagen un carcinoma renal.

En este trabajo realizamos una revisión del diagnóstico diferencial de  las lesiones renales del adulto según su naturaleza estableciendo los criterios y parámetros más útiles para el diagnóstico diferencial, de cara a discriminar la lesión neoplásica de la benigna.

 


Revisión del tema

 

Las lesiones renales suelen ser hallazgos incidentales en distintas técnicas de imagen. Para la evaluación del parénquima renal los ultrasonidos y la TC son las técnicas de elección, quedando la resonancia como prueba de imagen accesoria en nuestro medio, condicionada por determinadas cirscunstancias, la principal la contraindicación para la administración de contraste venoso.

 

La ecografía se utiliza fundamentalmente para realizar una valoración anatómica. El tamaño y/o volumen renal, la presencia de malformaciones o variantes anatómicas, valoración de la corteza y la médula renal, la presencia de lesiones focales y litiasis... Sus principales ventajas son la...

...ver mas

Imagen 1. Joroba de dromedario(estrella rosa) Protrusión del borde lateral del riñón izquierdo sin alteración de la estructura y sin desplazamiento de la vascularización. Dismorfismo lobar (círculo azul) Alteración del contorno renal afectando solamente a la línea cortical externa, que se encuentra situada entre dos lóbulos renales. En su interior siempre se visualiza una pirámide renal.
Imagen 2. AML 1. En TC se objetiva una lesión bien definida, localizado en la corteza renal y que contiene áreas de densidad de grasa (-20 UH o menos) compatible con angiomiolipoma.  2. En ecografía, lesión hiperecogénica bien delimitada localizada en la corteza renal compatible con angiomiolipoma. 3. Paciente con esclerosis tuberosa que presenta imágenes compatibles con angiomiolipomas bilaterales en TC abdominopélvico con contraste iv. Se visualiza masa renal derecha, heterogenea, sin identificarse áreas grasas mediante esta técnica compatible con angiomiolipoma pobre en contenido graso.


Conclusiones

 

El radiólogo juega un papel fundamental en la caracterización de las lesiones renales . Una adecuada lectura semiológica de la lesión apoyada por la información clínica va a concionar la aproximación diagnóstica correcta y la actitud que deberá adoptar el clínico, bien con manejo conservador o bien con cirugía.